Make your own free website on Tripod.com

ReFleXioNes II

Home

La Sentencia | El Problema | Los tres filtros | El dolor en si mismo | Duele Amar | Las personas son regalos | Aliento | Dios no se equivoca | He aprendido | Antes q' nada eres padre | Afrontar los problemas | -Primero Yo- | Animarse a Volar | El Camino | El Dolor | ¿Cuanto puede cargar tu alma? | =Cerrando circulos, cerrando puertas= | Vive el Hoy | Mil caminos para amar | ::Claro que puedes:: | Vale la pena | Hoy puedo | Reglas básicas | Tú eres | ¿Razón, Estación o toda una Vida? | Aprovecha el día | Cuando sientas | ¿Y q' puede pasar? | Si volviese a vivir
El Dolor

 
El dolor
 

Es difícil que el ser humano cuente con el debido equipaje para enfrentar el dolor. Es un viaje para el que nadie está suficientemente preparado. Cuando el dolor toca a tu puerta, lo primero que asalta al individuo es: ¿Por qué me sucede esto a mí? ¿qué he hecho para merecerlo? Se pone en duda la existencia de Dios. Si proviene del Creador, ¿qué clase de creación es el dolor?

¿Es acaso una cruz que debe cargar la persona por el resto de su vida? ...

Está el dolor que experimenta una persona en forma pasajera, o el que se lleva de manera prolongada. Luego viene la experiencia de asimilar el dolor físico o espiritual. Cuando hinca sus garras en el alma o en el cuerpo del ser humano puede convertirse en una mezcla de ambos, traspasando las barreras de los físico y espiritual.

El dolor crece y toma vida propia, convirtiéndose en un legítimo adversario. Cuando se aprende a distinguirlo, la soberbia se hace añicos, el ego se sometea esa fuerza externa y se aprenden lecciones de humildad. El individuo recoge las enseñanzas de la escuela del dolor y adquiere una tremenda fuerza moral.

El dolor es una caverna cuyas profundidades no conocemos, porque es raro que al asomarnos a ella no nos haga retroceder la pena, el terror, o el egoísmo, el dolor no es un estado transitorio, sino un elemento indispensable de nuestra perfección moral.

Por eso no debemos mirarlo como un enemigo, sino como un amigo triste, que ha de acompañarnos en el camino de la vida. Sin lucha, sin contrariedad, sin abnegción, sin prueba, sin sacrificio, sin dolor, en fin, no es posible moralidad ni virtud.

Desde el momento mismo de nacer, el individuo conoce el dolor. El bebé es arrancado de un ambiente protegido y seguro para irrumpir en un mundo donde solo los mejores alumnos sobreviven y transitan por una experiencia que les dignifica la vida. Como el metal que es pasado por los hornos de una fundición para matarles las impurezas, así también el ser humano sale acrisolado como mineral precioso de la prueba del dolor.

Desde entonces, nadie está exento del dolor. Así como la luz del día que nos ilumina de frente, es la sombra que nos acompaña paso a paso, inseparable, hasta la muerte. Toda vida humana está colmada de dolores. Es tan corta la existencia y tan dilatado el dolor... Son más los sinsabores y tristezas que las alegrías, porque el dolor es la suma de todas esas inesperadas experiencias que enlutan la vida. "No nos es posible siquiera concebir un mundo sin dolor. Sería un mundo inconsciente, y por lo tanto, no tendría noción de sí mismo. No existiría, en suma, si suponemos un principio de conciencia, ya tenemos que suponer un principio del dolor", escribió Amado Nervo.

Cada momento de congoja trae consigo un ingrediente que permite soportar la prueba. Con el dolor que aprieta también llega la fuerza para soportarlo, así también la vida se ennoblece con el dolor.

La naturaleza toda, que es un dechado de generosidad, enseña esas lecciones. En medio de las espinas crecen las rosas, luego de la tormenta viene lo apacible, un arco iris, una puesta de sol, un cielo estrellado, la risa contagiosa de un niño, el apretón de la mano de un amigo, el amor de la familia y de la pareja, son como oasis en medio de la sequedad y el estío de la vida.